sirvarada

Mi nuevo blog

Protocolo de limpieza. Parte 1: “La cocina”

2 comentarios

Esta serie de Posts la he creado especialmente para todos aquellos ingenieros que creen que las tareas de limpieza de la casa cumplen con la propiedad conmutativa. Os daré una pista: Antes de barrer el suelo, asegúrate de limpiar las miguitas de pan de la encimera. El motivo por es cual empiezo en la cocina, es porque se trata de un entorno amigable y cercano. Aquí no hay dudas trascendentales como sí los zapatos de tacón se guardan en el mismo zapatero que los zapatos planos. Esto lo dejaremos para cursos más avanzados. Sin desvariar más, doy comienzo a los pasos a seguir para limpiar la cocina.

Paso 1: Recoger.
Este es un paso que es extensible a la limpieza de cualquier zona de la casa. Para qué nos entendamos, sí por azar nos encontramos una máquina cortacésped junto al frigorífico, el primer paso sería sacar la máquina cortacésped de la cocina. El segundo paso sería preguntarnos de donde diablos ha salido una máquina cortacésped sí vivimos en un cuarto.

Paso 2: Fregar los platos.
Cuando tengamos cada cosa colocada en su sitio, dispondremos de más espacio de maniobra. Por fin podremos llegar a la pila de los platos. Aquí supondremos el caso ideal en que tenemos un lavavajillas. Esto nos ahorrara mucho trabajo y dolores en las lumbares, pero no debemos olvidar que los platos aún no han aprendido a entrar y salir solos de este electrodoméstico. En este punto del protocolo es sumamente importante no sacar un boli y una libreta e intentar diseñar un electrodoméstico que resuelva nuestro problema… Limitate a meter los platos en el lavavajillas si no quieres que a tu pareja le de un sincope al asomarse a la cocina tras 1 hora y descubrir que los platos siguen sucios.
Nota: En el caso probable de que un cazo y una taza no quepan en el lavavajillas, no es una solución dejarlos sobre la encimera “para el próximo lavado”. Saca el estropajo y lávalos.

Paso 3: La hornilla y la encimera.
A estas alturas deberíamos de encontrarnos ante una encimera completamente despejada de objetos y platos sucios. Aquí nos encontramos ante la situación perfecta para usar el producto favorito de mi marido: el quitagrasa (aunque no siempre es necesario, nos pondremos en el peor caso). Aquí me gustaría añadir un par de consejos:
– La pared tras la hornilla también admite el uso de quitagrasa.
– El tiempo de actuación del quitagrasa es de algunos minutos. Ni en los casos más extremos se hace necesaria una espera de más de dos días.
De la encimera se retirarán todo tipo de manchas y restos de alimentos. No se considera admisible encontrar restos de café ni un gremlim paseándose por la encimera tras su limpieza.

Paso 4: El suelo.
Este es el último paso en la limpieza de la cocina. Es requisito indispensable antes de llevarlo a cabo que no haya objetos no deseables en el suelo (léase caso del cortacésped más arriba) ni que queden miguitas de pan por recoger en la encimera. Sólo en este caso se procederá a barrer y fregar (si, con fregona incluida) el suelo de la cocina.
Nota: Los gusanos no se consideran animales de compañía.

Y aquí vemos como en 4 sencillos pasos, obtenemos una cocina limpísima. ¡Espero que os haya resultado de ayuda!

Anuncios

2 pensamientos en “Protocolo de limpieza. Parte 1: “La cocina”

  1. Detecto cierto tono de hostilidad. Dígamelo con flores, caballero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s