sirvarada

Mi nuevo blog

Filosofía Minecraftiana

Deja un comentario

Hace bastante poco que Dani Bishop me ha introducido en el tema de los videojuegos. Después de 18 meses juntos, que traducido a un idioma que vosotros entendáis vienen siendo 4 años, ha conseguido encontrar un videojuego para PC que me interese más allá de las dos primeras horas. Aquí podéis leer cómo fue el proceso… aunque tampoco creo que os interese demasiado. En resumidas cuentas, el primer videojuego que ha logrado conquistarme, ha sido, como habréis podido adivinar por el título, el Minecraft. Si no has jugado nunca, te preguntarás probablemente qué narices tiene de especial para haber derrochado más horas de las que me atrevo a confesar no en uno, sino en varios de sus mundos. Y debería confesar que mi primera impresión sobre el juego fue: “Así que esto va de darle puñetazos a los árboles… uhhh… qué interesante. Déjame que pruebe.” Y en ese momento me perdí. Porque tras lo que parece un juego infantil y tonto, se esconde una filosofía de vida de lo más profunda. ¿Que no me creéis?, seguid leyendo y comprenderéis a qué me refiero.

2014-05-25_17.45.27

Ya le estoy cogiendo el gusto a esto de golpear árboles

Mi vida en Minecraft está siempre llena de sorpresas. Explorar mi mundo es de las cosas que más satisfacciones me reporta. Por más que avanzo, siempre al este, nunca he encontrado un fin. A cada paso descubro un chunk nuevo, y en ese momento siempre me surgen dudas ¿existiría ese chunk antes de mi llegada? ¿o existe sólo porque yo he avanzado lo suficiente? ¿habría aparecido el mismo chunk si hubiese avanzado hacia el norte? ¿si salto mientras corro llegaré al otro lado de esa grieta? Y la respuesta es no; siempre acabo cayendo en la grieta. Y el resto de preguntas quedan sin respuesta. Con todo, he llegado a dos conclusiones irrefutable acerca del mundo minecraftiano: la primera es que el mundo… es plano. Al principio os chocará, porque probablemente no conozcáis muchos mundos planos, pero os pido que no seáis estrechos de mente y escuchéis los argumentos que me llevan a hacer tal afirmación. En primer lugar, he andado muchísimo y no he vuelto al punto de origen. Se que parece un argumento flojo, pero creedme… he andado mucho. En segundo lugar, todos los objetos en Minecraft son cubos; si es mundo fuera redondo, lo lógico sería que los objetos fueran esferas, ¿no? pues eso. Creo que con esto queda demostrado el primer punto. La segunda conclusión es que el mundo es infinito. Como prueba me remito al primer argumento de la parte contratante de la primera parte… vamos aquello que os contaba de que he andado mucho. Satisfechas estas dos premisas nos encontramos ante un mundo plano e infinito. ¡Todo un desafío para una mente circular y finita como la nuestra!

2014-05-25_17.44.13

No todo es explorar… siempre hay que tener un hogar al que volver

Otro punto realmente importante en Minecraft es la religión. La creencia en el más allá, en el más acá, en el infierno, la resurrección, y en los dragones. La religión minecraftiana se basa en tres principio básicos: la resurrección, completamente desnudo, en el ultimo sitio donde descansaste, casi como si se tratase de un mal sueño; el infierno, como ese lugar donde las nubes, en lugar de agua, lanzan bolas de fuego, y donde los cerdos usan armadura; y el mal encarnado en un dragón con el que hay que acabar, solo para seguir viviendo exactamente igual que si no lo hubiéramos matado.

Y esto son solo algunos ejemplos del mundo minecraftinano, de sus incoherencias, de sus sorpresas y sus maravillas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s